El urbanismo y la salud mental, ¿tienen relación?

Actualizado: 30 de sep de 2019

Quién creería, el diseño y la distribución de los espacios de la ciudad pueden contribuir o afectar la salud mental de las personas. La calidad del aire, la falta de zonas verdes cercanas a las viviendas, el exceso de ruido y la poca iluminación de ciertos sectores está relacionados con la salud física y mental.


Layla McCay, una psiquiatra y profesora de la Universidad de Geortown, afirmó que con una adecuada planificación de las ciudades se contribuye a nuestra salud mental. La transitabilidad y la biofilia (es el sentido de conexión que tienen los seres humanos con la naturaleza), son dos ejes que ayudan a crear ciudadanos felices y sociables.

Es cierto que las zonas verdes pueden ayudar a disminuir el nivel de estrés –muchas veces vemos como en estos espacios las personas van a leer, a jugar con sus mascotas, o hijos, a socializar con otros, lo que podría influir en una mejoría del estado de ánimo, o simplemente van a descansar- por eso es necesario que existan estos espacios cercanos a los lugares de vivienda. En el Encuentro de la Universidad Menéndez Pelayo celebrado en Mahón en 2011 los ponentes resaltaron que el acceso a zonas verdes, a una distancia corta, reduce los niveles de cansancio mental. También, influyen la luminosidad y el aspecto de las calles, pues ayudan a que disminuya o aumente la sensación de seguridad. Si un espacio es percibido así, es muy probable que la población haga un mayor uso de él.


Los niños pueden verse altamente afectados si no cuentan con un espacio suficiente para habitar. Es importante preguntar ¿hay espacio para jugar? ¿lugares para interactuar con otros? ¿zonas de encuentro? Según la Escuela Andaluza de Salud Pública y el Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucía “Facilitar el acceso de estos niños a zonas verdes adecuadas mejora su bienestar emocional (18). En un estudio en el que se investigó sobre el desempeño cognitivo en niños antes y después de cambiar de lugar de residencia, aquellos que lo hicieron a un lugar con mejores zonas verdes, obtuvieron los niveles más altos”.


Por estas razones, todo el tiempo, debemos estar repensando la ciudad y su planificación. Al saber el impacto que ésta puede tener en la parte física y mental de las personas es necesario apostarle a generar más espacios amables con los ciudadanos, para el más pequeño hasta el más anciano; más espacios verdes y más calles para todos.  



Referencias


Zamora, M (2016). Por qué el diseño urbano y la salud mental deben ir de la mano. Periódico La Vanguardia. Recuperado 07/10/2018 en: https://www.lavanguardia.com/vivo/ciudad/20160823/403986990529/ciudad-diseno-urbano-salud-psicologia.html

Escuela Andaluza de Salud Pública y el Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucía (S,F). Urbanismo y salud mental. Recuperado 06/10/2018: http://www.osman.es/download/guias/osman/GUIA-URBANISMO-Y-SALUD-MENTAL.pdf


Masurbanocolombia@gmail.com

Medellín, Colombia